Postura de REDI ante el proyecto de ley de interrupción Voluntaria del Embarazo | REDI | Red por los Derechos de las Personas con Discapacidad
PRENSA | Comunicados
20 de Marzo de 2018
Postura de REDI ante el proyecto de ley de interrupción Voluntaria del Embarazo

La Red por los Derechos de las Personas con Discapacidad (REDI), como organización de derechos humanos y discapacidad, expresa su apoyo al derecho de toda mujer a decidir la interrupción voluntaria de su embarazo en los términosdel artículo 1º del Proyecto de Ley presentado por la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito, en trámite ante la Cámara deDiputados/as de la Nación. El mencionado artículo 1º del proyecto indica que "en ejercicio del derecho humano a la salud, toda mujer tiene derecho a decidir voluntariamente la interrupción de su embarazo durante las primeras catorce semanas del proceso gestacional".

REDI entiende a la discapacidad desde un modelo social y desde una estricta perspectiva de derechos humanos. Este enfoque requiere considerar a la agenda de género como transversal a todas las luchas y de carácter prioritario, con lo cual se impone la consagración legal del derecho al aborto como reclamo histórico de las mujeres y del movimiento feminista todo. No podemos seguir tolerando impasiblemente lasmuertes de más mujeres pobres a causa de abortos clandestinos.

No obstante, y a modo de aporte, REDI desea formular dos observaciones alproyecto en tratamiento, a fin de que esta iniciativa histórica resulte plenamente respetuosa de los derechos de las mujeres con discapacidad.

En el inciso 3 del artículo 3º, se contempla que toda mujer puede interrumpir su embarazo más allá del plazo establecido en el artículo 1º, es decir la semana 14 de gestación, "si existieren malformaciones fetales graves". Consideramos que la redacción del artículo contempla términosvagos -"malformación", "grave"- y su aplicación podría dar lugar al aborto por motivos eugenésicos, discriminatorios y contrarios a la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad. Por lo tanto, sugerimos reemplazar el inciso por el siguiente: "Si existieren malformaciones fetales incompatibles con la vida".

La eugenesia apunta al perfeccionamiento y/o la normalización de la especie humana. En este caso, podría contemplar la eliminación de posibles sujetos "anómalos" o "indeseables". Esta teoría es semejante a la que tenía vigencia durante el siglo XIX; es discriminatoria y estigmatiza a las personas con discapacidad.

REDI, como organización de derechos humanos, considera que todas las personas son entidades morales iguales que aportan cada una desde su diversidad. El establecimiento de facultades para el ejercicio del aborto de manera diferenciada por motivos de discapacidad implica continuar manteniendo la vigencia de un modelo que considera a la discapacidad un disvalor. Consideramos que los motivos por los cuales una mujer ejerce su derecho al aborto deben ser privados y en ningún caso puede exigírsele que explicite sus razones por motivos de discapacidad.Esto podría interpretarse en los términos de la Convención Internacional sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad como un acto discriminatorio, que ciertos sectores podrían utilizar como argumento para impedir el ejercicio de este derecho por vía judicial.

En relación al consentimiento informado, el artículo 9 del proyecto establece que "si se tratare de una persona con capacidad restringida y la restricción no tuviere relación con el ejercicio de los derechos que otorga la presente ley podrá prestar su consentimiento informado requiriendo si lo deseare la asistencia del sistema de apoyos previsto en el art. 32 Código Civil y Comercial de la Nación.Si se tratare de una persona declarada incapaz judicialmente deberá prestar su consentimiento con la asistencia de su representante legal o a falta o ausencia de este, la de un allegado en los términos art. 59 Código Civil y Comercial de la Nación."

Consideramos que esta regulación del consentimiento informado lesionaría derechos fundamentales de las mujeres con discapacidad y atentaría contra su autonomía reproductiva. Ninguna persona puede ser privada de su capacidad jurídica, en forma total o parcial, por motivos de discapacidad (artículo 12 de la Convención sobrelos Derechos de las Personas con Discapacidad - CDPD). Ahora bien, si una persona con discapacidad tiene una restricción total o parcial de su capacidad jurídica, impuesta en violación a sus derechos, el Estado no puede utilizar estas restricciones como fundamento para violar su derecho a brindar su consentimiento libre e informado para la práctica de la interrupción legal del embarazo (artículo 25 de la CDPD).

En este sentido, REDI recuerda que, en 2012, el Comité sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad "[lamentó] que el representante legal de una mujer con discapacidad bajo tutela pueda otorgar el consentimiento a un aborto no punible en nombre de la mujer con discapacidad" e instó al Estado argentino a que modificara el artículo 86 de su Código Penalde conformidad con la CDPD y tomara medidas para garantizar que sean las propias mujeres con discapacidad, incluidas las que cuentan con restricciones a su capacidad jurídica, "las que den su consentimiento informado para acceder a la práctica del aborto" por si mismas y con los sistemas de apoyo que puedan necesitar, si ellas así lo solicitan (CRPD/C/ARG/CO/1, parágrafo 31 y 32). La discusión de este proyecto ofrece al Estado argentino una oportunidad única para cumplir con esta recomendación y evitar la responsabilidad internacional que puede derivar de la violación del derecho de las mujeres con discapacidad a brindar su consentimiento informado para la práctica de la interrupción del embarazo.

Por lo tanto, sugerimos reemplazar el artículo 9 por el siguiente: "Todas personas con discapacidad, sin excepción, tienen plena capacidad para ejercer los derechos que otorga la presente ley por sí mismas. Las personas con capacidad que así lo requieran, tienen derecho a contar con la asistencia del sistema de apoyos previsto en el art. 32 Código Civil y Comercial de la Nación para prestar su consentimiento informado."

REDI está dispuesta a formar parte de un eventual proceso consultivo con el fin de modificar el proyecto en este punto. Deseamos que sus términos nos permitanapoyarlo en su conjunto.
Esperamos que este debate concluya en una ley que les devuelva a las mujeres su autonomía y libertad, y ponga fin a tantas muertes evitables.

REDI | Red por los Derechos de las Personas con Discapacidad