Día de las Personas con Discapacidad: seguimos reclamando cambios importantes que garanticen nuestros derechos

En un nuevo 3 de diciembre, desde la Red por los Derechos de las Personas con Discapacidad (REDI), volvemos a expresar la necesidad urgente de contar con políticas públicas que garanticen de manera plena nuestros derechos. Si bien existen algunos avances, todavía faltan medidas concretas y efectivas que nos permitan tener una vida más disfrutable, con acceso al empleo de calidad, a todos los apoyos necesarios para nuestra vida autónoma, a la vivienda, a la educación, entre otros.

A continuación, van algunos temas que desde REDI consideramos que deben trabajarse de manera inmediata:

  • Empleo: El cupo laboral del 4 por ciento de personas con discapacidad (pcd) en el sector público y las empresas concesionadas por el Estado nunca se cumplió. Tampoco existe ninguna obligación para contratar personas con discapacidad en empresas privadas. Mientras, una gran cantidad de personas con discapacidad están desocupadas o tienen trabajos muy precarios y con poca estabilidad. Se requiere una política urgente que promueva el empleo digno de nuestro colectivo.
  • Proyecto de nueva ley marco de discapacidad: Desde REDI celebramos la iniciativa de la Agencia Nacional de Discapacidad (ANDIS) de trabajar en un proyecto de ley marco de discapacidad que modifique la actual ley sancionada durante la última dictadura cívico-militar. Participamos del proceso de consulta a la sociedad civil enviando nuestras propuestas. Sin embargo, a seis meses de concluida esa consulta, todavía no vimos el proyecto de manera pública. Es fundamental que este proyecto se presente en el Congreso Nacional y tenga el debido tratamiento, con la consulta a las organizaciones del colectivo.
  • ·         Seguridad Social. Creemos que es urgente migrar, gradualmente, para no afectar derechos adquiridos, del actual sistema de pensiones no contributivas hacia uno de asignación económica por discapacidad. El Decreto que actualmente rige se basa en el concepto de invalidez laboral y en la situación de indigencia, criterios que van en contra de la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad de Naciones Unidas (CDPD). Se requiere una normativa que reconozca el derecho de las personas con discapacidad que no pueden acceder a un empleo por las condiciones expulsivas del mercado laboral, a percibir una asignación por discapacidad. No debería ser menor a un salario mínimo, sólo debería ser dada de baja en caso de que la persona con discapacidad consiga un empleo con un salario determinado, y la ley debería contemplar que los y las titulares de esta asignación tengan la Obra Social de PAMI.
  • Vemos con preocupación que se derrocha dinero mientras muchas pcd no tienen sus necesidades básicas satisfechas, como el acceso a la vivienda, a la salud, al transporte accesible, al saneamiento o el agua potable. Mientras, el Director Ejecutivo de la ANDIS viaja al Vaticano a llevarle al Papa los insumos para la Nueva Ley de discapacidad, lo cual no impacta en el colectivo y es irresponsable, considerando la situación económica del país.

• Las mujeres con discapacidad aún enfrentamos barreras para el ejercicio de nuestros derechos sexuales, reproductivos y no reproductivos, barreras en el acceso a la educación, al empleo y más probabilidades de ser víctimas de violencia de todo tipo, incluyendo la violencia física, sexual, obstétrica, psicológica y laboral. Las medidas tomadas resultan insuficientes.

•Celebramos la reciente campaña masiva  impulsada por la ANDIS, sobre la eliminación de barreras sociales en torno a las personas con discapacidad. Pero más allá de esta interesante iniciativa, requerimos políticas transversales en relación a la discapacidad, es decir, que  garanticen  el ejercicio de los derechos en los distintos ámbitos del Estado. Aún se ve una política sectorizada.

• Aún esperamos que se impida la discriminación por motivos de discapacidad, modificando la actual ley de discriminación.  Esto debiera contemplar la denegación de ajustes razonables y apoyos.

  • Nos preocupa la falta de reconocimiento de los apoyos, incluyendo los dispositivos en la comunidad y la asistencia personal, lo cual motiva que haya muchas personas institucionalizadas en hogares y neuropsiquiátricos, incumpliendo con la ley nacional de salud mental y la CDPD. En este sentido, celebramos la presentación de un proyecto de ley integral de cuidados con perspectiva de discapacidad por parte del Gobierno Nacional Pero esperamos su pronto tratamiento en el Congreso, con la consulta a las organizaciones de la sociedad civil.

En conclusión, vemos algunos avances en algunos aspectos puntuales, pero todavía necesitamos políticas integrales que nos garanticen el real cumplimiento de nuestros derechos. Estamos ante una gran oportunidad histórica de cambiar cuestiones estructurales si se tienen en cuenta las propuestas de las organizaciones de PCD para el proyecto de nueva ley de discapacidad. Ojalá seamos escuchadas.

¡Nada sobre nosotres sin nosotres!