Ni errores ni excesos: un delito | REDI | Red por los Derechos de las Personas con Discapacidad
PRENSA | Comunicados
19 de Septiembre de 2018
Ni errores ni excesos: un delito

Desde la Red por los Derechos de las Personas con Discapacidad, REDI, repudiamos el accionar violento, cruel e inhumano del oficial de policía que golpeó a un nene de 9 años, con discapacidad, en un barrio de Mar del Plata.

El hecho fue conocido días atrás, a través de un comunicado de la Comisión Provincial por la Memoria y mediante notas periodísticas de medios locales y nacionales.

El Jueves, cerca del mediodía, Matías jugaba con su hermano de 12, en la vereda. Matías tenía un arma de juguete. Un oficial de policía, bajó de su patrullero y lo golpeó violentamente mientras simulaba ahorcarlo con una remera. La madre salió al escuchar los gritos y vio a su hijo en el piso mientras el agente continuaba golpeándolo. Según sus dichos, el uniformado le manifestó a ella que tenía que agradecer que no bajó con su arma y que debía enseñarle a su hijo que no se le apuntaba a un policía. Mientras un subcomisario le pidió disculpas a la madre del niño, desde la comisaría señalaron que se trataba de una "acción protocolar".

La madre denunció penalmente el hecho con el patrocinio de la Defensoría Pública y el acompañamiento de la Comisión Provincial por la Memoria. Este organismo presentó una denuncia hoy ante la Auditoría de Asuntos Internos del Ministerio de Seguridad Provincial, y está brindando apoyo a la madre y al niño, que está muy asustado.

Los golpes y el simulacro de ahorcamiento sufrido por Matías constituyen una tortura cruel, inhumana y degradante inadmisible que refleja la luz verde con que cuentan las fuerzas de seguridad para un accionar arbitrario e impune contra la población, argumentando estas acciones en la "lucha contra el delito", como si jugar fuera delito. Esta violencia sistemática cuenta con el aval de un gobierno que, bajo la investidura presidencial justifica y más aún, felicita a un hombre que mata a otro por la espalda.

Cabe señalar además, que las disculpas sobran cuando de apremios ilegales se trata y que estos son especialmente reprochables cuando hablamos de un niño que, además de ser niño, tiene una discapacidad, situación que lo ubica en un lugar de mayor desprotección.

Desde la REDI instamos al Estado Nacional a que:
- Refuerce las políticas públicas destinadas a los niños y niñas y les brinde protección;
- Los Ministerios nacional y provinciales de seguridad cesen con prácticas violentas sistemáticas hacia la población;
- Se capacite al personal de las fuerzas de seguridad en los derechos de niños y niñas y en la convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad, con rango constitucional en nuestro país;
- Se implementen protocolos de atención a personas con discapacidad;
y
- Se cree un dispositivo de emergencia alternativo al 911 para personas sordas.

REDI | Red por los Derechos de las Personas con Discapacidad